top of page
logo verde blanco.png

El poder de las baterías: cómo China podría dominar el mercado de vehículos eléctricos (VE)

Actualizado: 2 nov 2023

En los últimos años, China ha estado produciendo vehículos eléctricos (EVs) de calidad, a un precio que hace que las marcas occidentales se sientan nerviosas. Más de una cuarta parte de los automóviles nuevos vendidos en China el año pasado eran EVs o híbridos, en comparación con el 13% a nivel mundial. Además, más de la mitad de los 850,000 automóviles eléctricos de pasajeros importados a Europa en 2022 fueron provenientes de China.




China al frente de la carrera de electromovilidad


Xi Jinping, presidente de China, se ha comprometido a llevar al país a emisiones netas cero para 2060, mientras que en la Unión Europea el objetivo es 2050. Para ambos, la electrificación de las calles con vehículos eléctricos (VE) será crucial y China está liderando la vanguardia. Se prevé que para 2025, el 13% de la flota china sea completamente eléctrica o híbrida, en comparación con el 6% a nivel mundial.


Acelerando hacia el futuro: desafíos y oportunidades


Tras un ascenso asombroso, algunos analistas se preguntan si la industria de vehículos eléctricos (VE) de China puede continuar acelerando su crecimiento, dado que el gobierno está reduciendo el apoyo estatal y las tensiones geopolíticas podrían afectar la demanda global de sus automóviles.


El año pasado, Pekín puso fin a un programa de subsidios para vehículos eléctricos (VE) que había estado en vigor durante más de una década. Entre 2010 y 2020, se invirtieron más de 152 mil millones de yuanes (£16.5 mil millones) en subvenciones para vehículos eléctricos (VE). Sin embargo, en lugar de trasladar los costos adicionales a los consumidores, las compañías redujeron los precios, lo que desató una guerra de precios que disminuyó el costo de algunos modelos en casi un 15% en comparación con 2022.


En julio, Pekín ordenó a las empresas mostrar "valores socialistas fundamentales" y "no perturbar la competencia justa con precios anormales". A petición del Ministerio de Industria, ejecutivos de 16 compañías, incluidas Tesla y BYD, la marca líder en China y el mayor productor de vehículos eléctricos (VE) del mundo, firmaron un compromiso.




Apoyo sostenido y nuevos desafíos


Aunque los subsidios en efectivo se han reducido, China sigue respaldando una industria que será fundamental para alcanzar sus objetivos climáticos, se espera que genere £227 mil millones este año. En junio, el gobierno anunció un paquete de exenciones fiscales para la industria por valor de 520 mil millones de yuanes durante cuatro años.


Innovación liderada por BYD: La joya de la corona China en vehículos eléctricos (VE)


El mayor éxito de China en el mundo de los vehículos eléctricos (VE) es BYD, una empresa con sede en Shenzhen que comenzó fabricando baterías para teléfonos móviles en 1995. En la década de 2000 incursionó en la fabricación de automóviles, aplicando su conocimiento vanguardista en baterías a un mercado que había tenido dificultades para ofrecer vehículos eléctricos (VE) a precios lo suficientemente atractivos para alejar a los consumidores de los vehículos de gasolina.


Después de años como un actor secundario, BYD ahora fabrica lo que muchos analistas consideran la batería de automóvil más avanzada del mundo: La Blade, que se encuentra en sus vehículos eléctricos (VE), así como en automóviles fabricados por Tesla y Toyota. Esta innovación se ha traducido en enormes ingresos: la compañía pronóstica que el crecimiento de las ganancias para los primeros seis meses de este año estará entre el 192% y el 225%. En el extremo inferior de la escala, eso llevaría las ganancias a 10.5 mil millones de yuanes.


Dominio de la cadena de suministro y desafíos para occidente


La ventaja de BYD radica en su control casi total sobre la cadena de suministro, incluida la extracción de minerales críticos para la producción de baterías. Aunque los precios del litio, cobalto, níquel y manganeso aumentaron el año pasado, causando estragos en el mercado de los vehículos eléctricos (VE), BYD ha cultivado relaciones estrechas con las empresas mineras y de procesamiento. En abril, firmó un acuerdo con el gobierno chileno para construir una fábrica de cátodos de litio de $290 millones en el país rico en minerales. Otras compañías chinas están tomando medidas similares: se espera que las minas controladas por China produzcan casi un tercio del suministro global de litio para 2025.


Desafíos de seguridad y competencia económica


La dominancia de China en la cadena de suministro es un dolor de cabeza para occidente. En los productos finales, algunos analistas advierten que hay un riesgo de seguridad asociado con los sensores fabricados en China que recorren las calles europeas. "Las empresas y los responsables de las políticas apenas han comenzado a analizar las implicaciones de seguridad de los automóviles cada vez más autónomos y llenos de sensores que operan en sus carreteras", afirma Chris Miller, autor de "Chip War", un libro sobre la carrera entre Estados Unidos y China por los semiconductores.



Pekín está al tanto de esta preocupación. Los Teslas han sido repetidamente prohibidos en ciertas áreas cuando los líderes chinos están en la ciudad. La semana pasada, se informó que Chengdu, la capital de Sichuan, estaba bloqueando los Teslas en áreas relacionadas con la visita planificada de Xi para los Juegos Universitarios, un evento deportivo que comenzó el viernes.


También está la amenaza económica. En mayo, la aseguradora Allianz advirtió que los vehículos eléctricos (VE) fabricados en China podrían costar a los fabricantes de automóviles europeos €7 mil millones (£6 mil millones) al año en pérdida de ganancias para 2030. Pero Estados Unidos y Europa están divididos en cómo equilibrar estas preocupaciones con el deseo de alejar a los conductores de los combustibles fósiles. Los fabricantes europeos, especialmente las marcas premium alemanas como BMW, Audi y Mercedes-Benz, dependen en gran medida de las ventas en China, y saben que restringir el acceso de China a Europa podría tener consecuencias negativas.


Equilibrando intereses: el desafío de la electromovilidad y los derechos humanos


Será un desafío para que los políticos europeos y británicos encuentren la manera de conciliar el hecho de que el Reino Unido se haya comprometido a prohibir los motores de combustión interna para el 2030, y Europa para 2035, sin contar con los vehículos eléctricos (VE) chinos", dice Le: "algo tendrá que ceder".


Preocupaciones en la cadena de suministro y los derechos humanos


Los grupos de derechos humanos esperan que lo que ceda no sean sus preocupaciones sobre los abusos de derechos en la cadena de suministro de vehículos eléctricos (VE). Investigadores de la Universidad de Sheffield Hallam han señalado que gran parte del procesamiento de litio de China tiene lugar en Xinjiang, una región predominantemente uigur donde hay informes de trabajo forzado (el gobierno chino niega estas afirmaciones). En "el mercado de baterías de litio para vehículos eléctricos (VE) en rápido crecimiento o en tecnologías emergentes, las empresas deberán estar vigilantes para evitar el riesgo de trabajo forzado en la cadena de suministro en Xinjiang", señalaron los investigadores en un informe el año pasado.


La expansión global de las marcas de baterías Chinas



Como han señalado economistas de ING, las marcas chinas de baterías están "listas para expandirse globalmente". Las baterías representan entre el 40% y el 60% del precio de un vehículo eléctrico (VE). Entonces, mientras las compañías de vehículos eléctricos (VE) compiten por reducir costos, producir un vehículo asequible que no esté impulsado por baterías chinas podría resultar imposible.


Comments


bottom of page