top of page
logo verde blanco.png

La Administración de Biden Revela una Normativa Histórica para Impulsar la Adopción de Vehículos Eléctricos en USA

En un movimiento monumental, la administración de Biden ha revelado su regulación climática más ambiciosa hasta la fecha, con el objetivo de allanar el camino para que los autos eléctricos dominen el mercado automotriz de Estados Unidos en los próximos ocho años.


Fotografia: cortesia Malcolm Choong


La versión final de la normativa de Autos Limpios de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) representa la regulación climática federal la cual establece los estándares de emisiones de carbono más estrictos jamás propuestos para automóviles de pasajeros y camiones en Estados Unidos. Aunque ofrece a los fabricantes una fase de implementación ligeramente más lenta de los límites de contaminación en comparación con las propuestas iniciales, la normativa sienta las bases para un cambio drástico hacia los vehículos eléctricos (VE).


Las estimaciones proyectadas indican que la normativa podría impulsar que dos tercios de los autos y camiones de pasajeros nuevos sean eléctricos para el año 2032. Los fabricantes de automóviles tendrán flexibilidad para cumplir con la normativa, permitiendo una variedad de vehículos, incluidos los VE totalmente eléctricos, los híbridos enchufables y motores convencionales más eficientes.


El administrador de la EPA, Michael Regan, presentó oficialmente la normativa en un evento en Washington, destacando su importancia para promover el empleo estadounidense y cumplir con el compromiso del presidente Joe Biden de reducir a la mitad la contaminación de carbono del país para 2030.


Sin embargo, la regulación enfrenta una oposición política significativa, con críticos, incluido el expresidente Donald Trump y grupos industriales como el Instituto Americano del Petróleo, calificándola de excesivamente gravosa y económicamente perjudicial.


Los republicanos ya están movilizando esfuerzos para desafiar la normativa, con planes de presentar legislación destinada a su derogación. A pesar de este contraataque, los grupos ambientales han elogiado en gran medida la regulación por su potencial para reducir drásticamente la contaminación climática y atmosférica, crear empleos y proporcionar a los consumidores más opciones y ahorros.


Si bien se realizaron algunas concesiones para acomodar las preocupaciones de la industria, la normativa señala un compromiso firme con acelerar la transición hacia vehículos más limpios. Enfatiza la importancia de preservar la elección del consumidor mientras presiona a los fabricantes de automóviles para que intensifiquen las inversiones en vehículos de emisiones cero en beneficio de la salud pública y el medio ambiente.


La Alianza para la Innovación Automotriz reconoce la importancia de la transición a los vehículos eléctricos, pero subraya la necesidad de un enfoque equilibrado. Agradece los objetivos de VE ajustados y enfatiza la importancia del ritmo para permitir que los mercados y las cadenas de suministro se adapten de manera efectiva.


En esencia, la normativa de Autos Limpios representa un paso significativo en la lucha contra el cambio climático, sentando las bases para un futuro en el que los vehículos eléctricos desempeñen un papel central en la conducción de soluciones de transporte sostenibles.

0 comentarios

Comments


bottom of page