top of page
logo verde blanco.png

La caída de precios de los vehículos eléctricos anuncia el declive de los autos a combustión interna.

En un golpe contundente para los fabricantes de autos a combustión interna, investigaciones recientes sugieren que la disminución de los precios de los vehículos eléctricos (EVs) podría estar ocurriendo más rápidamente de lo pensado. Con el lanzamiento del Seagull de BYD por $15,000 y el anuncio del mayor fabricante de baterías de EV del mundo de que está encaminado a reducir a la mitad los costos de las baterías este año, los analistas predicen que los fabricantes de autos a gasolina se llevarán una sorpresa desagradable.





Competencia desleal: Los precios de los EVs por debajo de los vehículos a gasolina.


"Los EVs pronto serán más baratos que los vehículos a combustión interna en el mercado automotriz convencional de gama baja", afirma James Carter, consultor de Vision Mobility.

Durante años, los EVs han sido más costosos que sus equivalentes a gasolina, especialmente por debajo de los $40,000. Sin embargo, la caída continua de los precios de las baterías, en particular para las de fosfato de litio (LFP), será crucial.


"¿Por qué? Porque los minerales clave necesarios para la producción de baterías LFP son baratos: litio, hierro, aluminio, grafito y cobre. Ninguno es raro, todos son productos básicos y se pueden obtener fácilmente de fuentes de suministro éticas. Incluso el litio es más barato, ya que utiliza carbonato de litio en lugar de hidróxido de litio".


Abundancia de litio: El talón de Aquiles para occidente


Este pronóstico de Carter se respalda con un nuevo estudio del Consejo Internacional para el Transporte Limpio (ICCT), que revela que el suministro de litio en los Estados Unidos superará la demanda (en forma de baterías de EV) en una asombrosa proporción de tres a uno. Esto acelerará aún más la reducción de costos de las baterías y, por lo tanto, de los EVs.


El estudio del ICCT, basado en estándares multipoluentes de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), prevé que la adopción de EVs representará el 67% de todas las ventas de vehículos nuevos en los Estados Unidos para 2032 (frente al 7% en 2023).


La investigación también asume un rango promedio de batería de EV de 300 millas (482 km). Según estas suposiciones, el ICCT pronostica una demanda de litio en los Estados Unidos de aproximadamente 340,000 toneladas anuales de equivalente de carbonato de litio (LCE).


Abundancia de suministro: La respuesta de China y Australia


En el lado del suministro, el ICCT señala que actualmente hay más de 100 proyectos de extracción y refinación de litio en marcha en los Estados Unidos y en sus socios actuales y futuros en acuerdos de libre comercio y acuerdos de minerales críticos, lo que incluye a Australia.


Estas instalaciones proyectan producir 1,310,000 toneladas por año de extracción de litio y 1,030,000 toneladas por año de carbonato de litio refinado en 2025. Se espera que estas cifras aumenten a 2,170,000 toneladas de extracción y 2,040,000 toneladas de carbonato de litio refinado para 2023.


Con tasas de suministro para 2025 que ya superan en aproximadamente 3 a 1 las tasas de demanda para 2032, según las cifras del ICCT, la demanda de carbonato de litio, en forma de baterías de EV vendidas en EE. UU., será solo el 17% del suministro de EE. UU. y sus socios para 2032. Esta creciente abundancia de litio sugiere que los precios de las baterías a largo plazo continuarán disminuyendo significativamente durante muchos años.


Reducción de costos de baterías impulsará la competitividad de los vehículos eléctricos.


Un informe del Consejo Internacional de Transporte Limpio (ICCT) destaca que los costos de las baterías de los vehículos eléctricos (VEs) están vinculados a los precios de las materias primas, pero se esperan reducciones sustanciales de costos bajo la mayoría de los escenarios de precios de materias primas. Según el informe:


  • Bajo un escenario de precios medios para litio, níquel y cobalto, se proyecta que los costos de las baterías disminuirán de aproximadamente $122/kWh en 2023, a alrededor de $91/kWh en 2027 y $67/kWh en 2032.

  • Bajo un escenario de precios bajos, los costos se reducirían a $60/kWh en 2032.

Con base en estos datos, el ICCT sugiere que los precios de compra de VEs con un rango promedio de 300 millas serán comparables a los de los vehículos a gasolina entre 2028 y 2029, sin considerar incentivos gubernamentales.


Este estudio contrasta fuertemente con las afirmaciones recientes de la industria automotriz australiana y sus representantes políticos. La Federación de Cámaras de la Industria Automotriz (FCAI) amenazó con una campaña pública contra la propuesta Norma de Eficiencia de Vehículos Nuevos (NVES) del gobierno, afirmando un costo de $39 mil millones para los compradores de automóviles australianos. Este argumento ha sido ampliamente rechazado.


El informe destaca que la falta de estándares de eficiencia vehicular ha convertido a Australia en un vertedero de vehículos ineficientes y contaminantes, beneficiando a algunos fabricantes de vehículos de combustión interna pero con un alto costo financiero y de salud para millones de australianos.


Dado que los costos operativos de los VEs son considerablemente más bajos que los de los vehículos a diesel y gasolina, y con la investigación del ICCT mostrando que los VEs serán más baratos de comprar en los próximos años, la campaña de temor de la industria automotriz de combustibles fósiles parece cada vez más absurda.


0 comentarios

Comments


bottom of page